martes, 18 de noviembre de 2008

Qué oportunista...


Lo nuevo de La Despensa ME PARECE muy oportunista. Y en MI HUMILDE OPINIÓN, muy poco inspirado. Es de esas ideas que, CREO YO, ya no sorprenden.

¿Para qué la hicieron? ¿Cuál es la gracia? ¿Cuál es el fin?

La web está OK y ya. En este caso además me parece un grave error que una agencia española no tome partido en una final de la Davis, simplemente para dar a conocer su oficina en Buenos Aires. Porque es eso lo que quieren comunicar, ¿no?

Una cosa es lo que hace Shackleton, que se divierte mientras gana dinero (y muchos premios) con clientes como Caja Madrid. Y otra muy distinta, es que la GRAN MAYORÍA DE LA GENTE te conozca sólo por tus campañas de autopromo.

9 comentarios:

La Despensa dijo...

En tu blog dices lo siguiente: "Si vas a comentar algo, hazlo con agudeza, no con simplona mala leche.".

Y luego leemos este comentario titulado "Qué boludos".

En fin. Pasamos a puntualizar tus "agudos" comentarios:

- Respetamos que no te guste. Tampoco nos sorprende. En los otros posts sólo vemos obviedades y adoración por la publicidad rancia truchera.

- La gracia que no entiendes es fácil de comprender. Al menos así lo han entendido en Marca, El País, ABC, As, El Mundo, Telemadrid, Cuatro, TVE y así hasta 20 medios (a día de hoy). Lo puedes comprobar en Google. La Despensa tiene oficinas en Madrid y Buenos Aires y anima a las dos aficiones con motivo de la Davis, con la excusa de unos calzones. Es algo intrascendente, divertido y que sólo tiene el objetivo de pasar un buen rato.

- En cuanto a los anunciantes reales, pues eso sí que nos ha sorprendido viniendo de un festivalero como tú.
Sol de Bronce: Centro Comercial Jorge Juan.
Anuario cdec: Caja de Burgos, CICE, Galería Jorge Juan.
Laus de Plata: Caja de Burgos..., FIAP, NYF, etc., etc., etc.
Y sí, también autopromoción con los Reyes Magos (Sol de Bronce, Anuario cdec, EFI de Oro...).

- Hablas de Shackleton, agencia a la que admiramos también por sus trabajos de autopromo. Por supuesto que nos encantaría trabajar para Caja Madrid. De momento lo hacemos, además de para los clientes de antes, para Marca, Expansión, Schweppes, Match.com, EA Games, Philips...

La verdad es que nos avisó un colega de lo que habías escrito con mala leche y nos ha puteado bastante.

Porque dices que tu blog es para hablar del trabajo, pero hablas mal de La Despensa desde la más absoluta ignorancia, demostrando que su trabajo no lo conoces. Y encima, con mala baba.

Hemos comprobado que con otras agencias te cortas más a la hora de criticar, no sea que un día quieras trabajar con ellos y descubran quién está detrás de este blog si te pasas (por aquí, unos dicen que alguien de Shackleton, otros que María Teresa Campos). De nosotros, es fácil decir cualquier cosa que se te pase por la cabeza. Tranquilo, nunca te contrataríamos. Gente como tú, hablando mal de los demás, es lo que esta profesión no necesita.

Pablo dijo...

Uuuuhhhh.

Haya paz!

No puede ser, chicos de la Despensa, que os pique tanto un comentario crítico de vuestra campaña. Respondéis de manera excesiva e insultante a una simple opinión.

Vuestro trabajo está en la palestra y puede ser analizado, más o menos acertadamente, por quien quiera, y la rabia de vuestra contestación os deja mal como agencia.

Además, no podéis negar que este blog es uno de los pocos donde se puede opinar libremente sobre trabajos y agencias sin caer en la descalificación.

No me imagino a Scorsese contestando a los críticos que escriben mal de su última película.

Él está por encima de eso.

Vosotros también deberíais estarlo.

Anónimo dijo...

A pablo:

Creo que no llevas razón. Me da igual lo de los calzones de La Despensa. Sólo es una gracieta. Cada trabajo no debe ser una pieza trascendente en la historia de la comunicación.

Y si este blog presume de criticar el trabajo de una manera objetiva, no puede saltarse esa norma yendo a saco contra La Despensa.

Huele. Huele a manía, a rabia o a lo que quieras. Pero es cierto que el comentario desprende una acritud que no se nota con otras agencias.

Anónimo dijo...

Este blog, que ya te digo yo que no es de nadie de Shackleton, no es el mentidero.

Allí lees mensajes de este tipo:

DES PIENSA EN CALZONES
NO TENER MIEDO AL RIDÍCULO ES UN PROBLEMA, NO UNA VENTAJA. NO ES LO MISMO UN PUBLICITARIO QUE HACE HUMOR QUE UN HUMORISTA. NO ES LO MISMO HACER GRACIA QUE HACER GRACIAS. QUE VOSOTROS OS DIVIRTÁIS HACIENDO EL PAYASO NO TIENE POR QUÉ HACERNOS GRACIA A LOS DEMÁS. NO ES CREATIVO TODO LO QUE NO ES NORMAL. LLAMAR LA ATENCIÓN NO ES SUFICIENTE PARA CAPTAR INTERÉS. NO VALE TODO.

Que, obviamente, merece una respuesta a la altura.

A mi esto me suena un poco a pataleta y no me parece bien ya que, como bien decís, la campaña ha funcionado. Sin ir más lejos es lo primero que he visto en los deportes de A3 esta misma mañana.

Zue Hausen

martinez dijo...

Chicos de La Despensa,

pido mil disculpas por el malentendido. Si creéis que me he pasado con el post, os pido perdón.

Sólo quería comentar dos cosas que me llaman la atención de esta campaña y de vuestra agencia.

De nuevo, os pido disculpas si os pareció faltón.

Voy a cambiar el titular y espero que os toméis las críticas con un poco más de humor en el futuro.

En El Martínez no hay mala leche, en serio.

PD: Y lo de Jorge Juan está muy bien, pero me recuerda mucho a una campaña argentina creo, que pilló un león de oro hace unos 4 o 5 años.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con Pablo: chicos de la despensa, más mesura. A nadie nos gusta que nuestros trabajos no gusten, pero así es la vida. El comentario de The martínez no hacía más que expresar respetuosamente opiniones y dudas. Desde luego, no usaba descalificaciones ni el tono de constructor chulesco (los premios, los clientes, el éxito) que usais vosotros.
Hay que saber encajar, coño. Es de ser adultos y ser buenas personas.

Animo the martinez: el blog es un remanso de inteligencia en un mundo lleno de mentideros.

Anónimo dijo...

Señores de la depensa, con todos mis respetos, acabo de flipar con su reacción. Muchos disgustos y berrinches se van a llevar en este mundillo. La publicidad se hace para la gente y nuestro trabajo está sujeto a ser criticado o alabado por cualquiera, profesional o no.
¿Si os digo que lo que habeis hecho a mi tampoco me gusta también vais a empezar a insultarme?

Otro de La Despensa. dijo...

Hablaba el otro día Javier Marías sobre la libertad de expresión. Venía a decir que mucha gente expresaba cualquier opinión y defendía esa opinión, aunque fuera una tontería, amparándose en su derecho a la libertad de expresión.

Y no, claro. Es verdad que tú tienes derecho a decir lo que te venga en gana, y yo defenderé ese derecho, pero también te diré, si lo creo, que lo que has dicho no tiene mucho sentido o que tu argumento no tiene fundamentos.

Aquí pasa algo de esto.

Puedes, Martínez, opinar sobre cualquier campaña. Puedes decir que no la entiendes. Puedes decir que te parece una puta mierda. O que es oportunista. Y nadie podría decirte nada. Es parte de este negocio. Faltaría más.

Pero si ya entras a decir cosas como qué clientes tiene La Despensa, a qué se dedican, o qué boludos son, sin justificar tus argumentos, entonces tu blog es El Mentidero 2. Porque entras en apreciaciones personales.

Y parece que además, no puedes evitarlo. Tienes que acabar tu comentario sembrando la sospecha de una supuesta copia, eso sí, incluyendo el "creo" (si sólo lo crees, es mejor asegurarse primero y luego afirmarlo).

Busca esa campaña argentina y ponla aquí. Si llamas a La Despensa (91 327 51 57) estarán encantados de hacerte llegar el caso de la campaña de Jorge Juan. Y así comprobamos si es verdad lo que dices.

Pablo dijo...

Parece mentira que pongan un mensaje tan encabronado los mismos que han hecho algo tan cachondo para lo de Nadal. Por cierto, no lo había dicho antes: A mi me mola.

Pero no es un comentario personal opinar sobre una agencia. No lo es.

No os lo podéis tomar así.

Me da cosa cuando alguien defiende su agencia a capa y espada. No es bueno tener idealizada la empresa donde uno trabaja, porque esa misma empresa prescindirá de uno a las mínimas de cambio.

De la agencia donde estoy también se habla. Algunos mensajes tienen razón, otros mienten, y con casi todos, si están hechos con gracia, nos descojonamos. Pero todos juntos ayudan a verte como te ven los demás. A tener un poco más de perspectiva.

No hay que tomárselos tan en serio.

Un saludo a todos y en especial a los despenseros.